Virgilio Sánchez-Ocejo

Miami Ufo Center

Virgilio Sánchez-Ocejo es uno de los ufólogos internacionales de mayor prestigio, con una trayectoria admirable en el campo de los No Identificados.

Ese fue el motivo que me llevó a realizar un viaje al sur de la Florida, a la ciudad de Miami, sede del Miami Ufo Center, organización sin ánimo de lucro que durante décadas ha venido realizando avances e investigaciones en torno al fenómeno OVNI.

Este grupo de investigación se dedica a la labor de recabar testimonios de cientos de personas que afirman haber tenido contacto directo con estas supuestas naves extraterrestres. Aunque Virgilio ha podido descubrir que muchos de esos casos tienen una explicación racional, el Miami Ufo Center actúa como centro de procesamiento de reportes OVNIs.

Y acompañado por la inestimable presencia de aquel simpático “hombretón” de casi dos metros, fui adentrándome en las interesantes conclusiones a las que ha llegado tras largos años de intenso trabajo. Igualmente, y en su compañía, realicé un fantástico recorrido por lo más granado de los misterios de aquella acogedora ciudad, a la búsqueda de lugares enigmáticos y relativos al fenómeno OVNI y al mundo de lo paranormal.

José Manuel Frías – ¿Cuándo nace ese interés por la materia ufológica en su persona?

Virgilio Sánchez-Ocejo – Yo estaba estudiando mi carrera de abogado en la Universidad de la Habana, en el año 1956. Un día estaba cambiando de clase, cuando en la Plaza Cadenas vi que los demás estudiantes miraban hacia el cielo. Seria aproximadamente las diez de la mañana. Bajo unas nubes se observaba una luz bien brillante, fija, estacionada. Pero no le di ninguna importancia, y continué mi camino.

El caso es que al día siguiente, en algunos diarios locales se pudo leer la noticia: “Platillo Volador sobre la Habana”. Eso llamó mi atención, ya que había visto un supuesto platillo volante, una teoría que por aquella época estaba difundiéndose entre los ciudadanos.

Curiosamente, se lo dije a mi padre y este me contestó que un abogado no podía hablar de eso, porque podría perder todos los clientes. Cuando más adelante llego a los Estados Unidos, por los años 60, me doy cuenta de que existen organismos y profesionales como yo, involucrados en el fenómeno Ovni, y comienzo a contactar con ellos por carta. Y empiezo a asistir a varios congresos, relacionándome con investigadores de todos los países.

J.M.F. – ¿En qué año se funda el Miami Ufo Center, y con qué objetivo?

V.S.O. – El Miami Ufo Center se fundó en el año 1976, y se inscribió en el Estado de la Florida como organización sin fines de lucro. Nosotros no tenemos membresías, ni tenemos revistas, ni tenemos folletos. Somos un grupo de profesionales interesados en este tema, sobre el cual nos interesa estudiar todas sus variantes, y sobre todo, los reportes de las personas que han visto algo.

En un principio, el Miami Ufo hizo de puente entre ufólogos de habla hispana e inglesa, transmitiendo y traduciendo noticias de última hora.

J.M.F. – ¿Qué estructura mantiene la organización?, ¿Está formada por miembros de diversas profesiones?

V.S.O. – Está formado por personas que desean aportar su tiempo, su especialidad y sus conocimientos. Tenemos ingenieros, abogados, psiquiatras, psicólogos, mecánicos. Cada uno aporta su trabajo y su experiencia, para intentar arrojar algo de luz al fenómeno.

J.M.F. – ¿Qué explicación podríamos dar a los miles de reportes de avistamientos OVNIs?, ¿Cuál es la naturaleza del fenómeno?

V.S.O. – Se han podido comprobar dos cosas en torno a la naturaleza del fenómeno OVNI: que es físico, y que es inteligente. Lo demás son hipótesis. Esas hipótesis estarían basadas en datos y sucesos. Cada persona que nos ofrece un reporte describe el asunto de una manera diferente. Lo que tenemos que buscar es el común denominador del fenómeno, para encontrar la naturaleza del mismo.

También, no todo lo que se ve es válido. En los reportes que hemos ido acumulando a lo largo de nuestro trabajo, al 95% de ellos le hemos podido dar explicación lógica. Muchas personas confunden un avión comercial, estrellas, globos sondas, e inclusive, como estamos acá en la Florida, a veces se ha lanzado un cohete al espacio, ha salido mal el proyecto, y ha sido explotado en el cielo. Y en ese momento nos llaman diversos ciudadanos que dicen haber visto OVNIs.

A ese 95% se le puede dar una explicación razonable, que a veces nos puede llevar más de dos años para acumular las evidencias necesarias. Y esos serian OVIs (Objetos Voladores Identificados).

Pero el asunto radica en ese 5% que no tiene explicación lógica. Y si de ese porcentaje tuviéramos un sólo caso que fuera real, ya tendríamos en la mano un auténtico fenómeno OVNI.

J.M.F. – ¿Siempre tenemos que considerar al fenómeno OVNI como algo físico, o existe algo más allá de ese concepto?

V.S.O. – El fenómeno, como antes decía, es físico e inteligente. Físico porque ha dejado huella física, se ve físicamente y se ha comprobado con instrumentos, y no solamente con el ojo humano, que puede fallar. Se ha demostrado que es un objeto físico.

Es inteligente porque no es natural. No se mueve como llevado por el aire, como haría un pájaro o un globo, sino que se maneja como si hubiera una inteligencia detrás del fenómeno.

Pero también estamos convencidos de que el fenómeno OVNI tiene dos cualidades únicas y unidas. Una es la física y otra es la psíquica. Es un fenómeno físico-psíquico. Y si estudiamos el fenómeno solamente desde un punto de vista físico, nos faltaría parte del auténtico fenómeno, y viceversa.

Tenemos que intentar lidiar ambos aspectos, ya que el fenómeno, aparte de aparecerse físicamente, afecta a la persona que lo esta viendo, y ese es el punto de vista psíquico. El testigo recibe un cambio, y deja en su memoria para el resto de su vida ese impacto de haber visto algo que no tiene explicación lógica.

J.M.F. – ¿Podríamos entender que existen diferentes morfologías dentro de lo que supuestamente son los seres extraterrestres?

V.S.O. – De acuerdo con los reportes que hemos recibido, hay diferentes descripciones. Unos nos dicen que son altos, rubios, de ojos claros, tipo alemán. Otros nos dicen que son pequeños, bajitos, cabezones. Otros nos dicen que son parecidos a reptiles.

Pero en las abducciones que hemos estudiados, a veces nos han llegado reportes de testigos que han visto dentro de las naves a seres de diferentes tipos, incluso algunos vestidos con uniformes militares, como si fueran personas de la calle, vestidos de forma común.

Detrás de todo este fenómeno, y principalmente en las abducciones, ya que son los que han visto de cerca a estos seres, es como si hubiera un disfraz, no se presentan como son, se disfrazan, se proyectan, y causa al testigo una manera de ver a estas criaturas, a estas entidades, y así se definen de diferentes maneras. Pero la realidad del fenómeno, la realidad de estas entidades, creo que nunca se ha llegado a manifestar tal como es.

Nosotros hemos estudiado hasta cinco tipos claros y definidos, pero no creo que esa sea la realidad, no pienso que sean tal como se manifiestan.

J.M.F. – ¿Y las intenciones también serían distintas de unos a otros seres?

V.S.O. – Tienen diferentes intenciones, o como nosotros lo llamamos, distintos programas. Los programas van en función a sus necesidades. Es muy extraño poder definir exactamente cuales son las intenciones de estos seres, ya que no pensamos como ellos. Pero en apariencia, los motivos son diferentes.

Quizá es posible que nosotros, al estar destruyendo la naturaleza y causando guerras atómicas y bacteriológicas, estemos afectándolos también a ellos. Y ese podría ser uno de los motivos. Porque fíjate que cuando hablamos de seres extraterrestres, no tenemos porque hablar exclusivamente de seres de otros mundos, ya que es probable que estén conviviendo con nosotros en otra dimensión, y al estar cambiando la ecología del planeta, estemos afectando también su entorno.

Se sabe que tienen bases aquí en la Tierra, así como bajo el Mar, por eso, si tenemos una guerra bacteriológica, o estamos destruyendo la ecología, también los dañamos a ellos.

Ese es un programa, y otro distinto es el que nos habla de que vienen de otros mundos, para la superación de la raza humana, que nos hablan de amor universal, y nos dan una especie de filosofía de la vida.

Pero mi opinión personal es que no vienen a salvarnos, no vienen a ayudarnos, ni a llevarnos a otros planetas, ni nada de eso. Si nosotros no queremos enfrentarnos a nuestros problemas, nadie de otros mundos lo va a hacer, nadie nos va a defender. Ellos aparentemente están conviviendo con nosotros, tratando de sobrevivir a su manera. Y no sabemos ni el tipo de dimensión en la que habitan, ni la manera en que viven.

Nosotros vivimos en un mundo que tiene tres dimensiones, pero perfectamente puede existir vida en una cuarta y una quinta dimensión. Es curioso que el fenómeno OVNI se comenzara a manifestar con más insistencia después de la invención de la bomba atómica, y quizás estén intentando prevenir una catástrofe.

J.M.F. – Podríamos creer que con la tecnología tan avanzada que supuestamente poseen, esos seres fácilmente nos observarían y se desplazarían de forma invisible, ¿Porque a veces se dejan ver con una pasmosa indiferencia?

V.S.O. – Muchas personas piensan que “ellos” son de una tecnología muy superior a la nuestra, pero yo creo que ni siquiera son seres superiores, sino seres diferentes. Tienen una lógica y una manera de vivir diferente. Nosotros estamos tratando de aplicar nuestra lógica, a una lógica que no existe para ellos, y para eso tendríamos que saber cómo esos seres evolucionan y existen.

Y eso no significa que sean superiores, ya que vemos que en determinadas circunstancias han cometido errores, como naves que han caído y se han destruido. Igualmente parece ser cierto que algunos seres extraterrestres han perdido la vida en la Tierra. No son perfectos, pero sí diferentes.

Estos individuos tienen otro tipo de pensamiento y otro tipo de avance tecnológico diferente al nuestro, y que es usado de otro modo en base a nuestra tridimensionalidad para poder llegar a donde estamos nosotros.

J.M.F. – ¿Podríamos aceptar la teoría intraterrestre?

V.S.O. – Yo estoy abierto a cualquier posibilidad. Mientras no tengamos la certeza del fenómeno, todo es posible. Podrían ser viajeros del espacio, viajeros de los mundos paralelos, seres de mundos interiores, de otras dimensiones. Además, podrían ser viajeros en el tiempo, podríamos ser nosotros mismos en el futuro, que regresaríamos para observarnos y ajustar la tuerca de la historia de la civilización.

J.M.F. – ¿De qué manera podríamos explicar las abducciones y los implantes? ¿Estaríamos frente a una actitud agresiva?

V.S.O. – Para ser objetivo, necesitas oír las dos versiones, y así acercarte a la verdad. No se puede oír una sola parte. Y no hay manera de juzgar su comportamiento, sin saber lo que realmente ellos piensan.

Muchas personas afirman haber sido secuestradas por extraterrestres en contra de su voluntad. Eso, para una sociedad como la nuestra, está mal visto. Pero para esos seres quizá no se trate de un secuestro. Puede que en base a su comportamiento, esa sea una forma natural de actuar.

J.M.F. – Tengo entendido que es usted reacio a creer en la existencia del contacto entre seres extraterrestres y antiguas civilizaciones terrestres, ¿a qué es debido?

V.S.O. – Es posible que eso haya pasado. Yo no soy reacio, y estoy abierto a todas las creencias. Pero, ¿para qué adentrarnos al pasado? Tendríamos que estudiar un modo de vida diferente al actual, y eso no siempre da resultados óptimos. Además, ahora estamos viviendo situaciones iguales a las sucedidas hace cientos o miles de años, así que, ¿para qué buscar en el pasado, si ese fenómeno lo tenemos en el presente?

Los ángeles antiguos podrían ser los extraterrestres modernos. Los carros de fuego que se describen en la Biblia, son los OVNIs que vemos hoy día. Así que no veo lógico romperse la cabeza analizando escrituras y jeroglíficos, si eso lo encontramos en el presente. Podemos fotografiarlos y verlos. Se pueden analizar los residuos que dejan en la Tierra, y llevarlos a un laboratorio.

Por eso, para mí es una pérdida de tiempo aferrarme al pasado, cuando el fenómeno OVNI lo tenemos aquí, con diferentes terminologías, pero a nuestra mano.

J.M.F. – ¿Cree que podría existir una relación entre el fenómeno OVNI y el fenómeno Chupacabras?

V.S.O. – Claro que existe. He podido comprobar testimonios de testigos independientes, que han visto aterrizajes de naves, que posteriormente han sido analizados por nosotros, encontrando las formas de trípode en la tierra y observándose también en la zona las huellas del Chupacabras.

Además, si nosotros enviamos animales al espacio, ¿porque ellos no van a enviar criaturas a nuestro planeta? El Chupacabras también es una entidad inteligente, pero que igualmente deja huellas físicas en los lugares por donde pasa. Y tiene cualidades muy parecidas al del fenómeno OVNI, como por ejemplo el electromagnetismo que produce su presencia, apagando luces y motores, y produciendo contactos telepáticos.

De esta forma vemos que existe una relación entre OVNIs y Chupacabras. Las evidencias físicas se encuentran muy a menudo. Tenemos pelos del animal, tenemos uñas, así como una calavera con dientes. También poseemos su piel, así como los efectos poltergeist que ellos producen en su alrededor.

J.M.F. – ¿Piensa que existe una fuerte acción gubernamental a la hora de ocultar datos del fenómeno OVNI?

V.S.O. – Yo los gobiernos los dejo a un lado. Ellos solo quieren obtener ese tipo de información, ese tipo de tecnología, para después desarrollar sus guerras psíquicas y físicas. Así que de ellos no vamos a obtener ninguna respuesta. El fenómeno OVNI debe de ser estudiado por nosotros, por los investigadores. Pensar que los gobiernos puedan compartir con nosotros información es perder el tiempo.

J.M.F. – ¿Hemos avanzado en las últimas décadas en materia ufológica?

V.S.O. – Sí y no. En el punto de la tecnología hemos avanzado muchísimo, pero la parte psíquica del fenómeno está muy atrasada. Y como antes decía, para entender bien el fenómeno, deberíamos hacer un balance entre la parte física y la parte psíquica. Pero en estos momentos, se está abriendo una puerta muy importante en el campo de la psiquiatría y la psicología. Quizá alcancemos la esencia del fenómeno de esa manera.

J.M.F. – El Miami Ufo Center comparte, a través de su página web (http://www.angelfire.com/fl/ufomiami ), datos sobre adelantos en asuntos de ufología, así como casos de bastante interés. ¿Es éste el único medio de divulgación, o se han editado libros u otras publicaciones por vuestra parte?

V.S.O. – Hemos publicado hace bastante tiempo un libro en inglés ya descatalogado, que trataba el caso de un secuestro aquí en Miami por parte de seres extraterrestres, a un cubano que fue trasladado a una base subterránea bajo el mar, bajo el Pacífico, en el año 1979. En dos horas fue llevado a esa base y traído posteriormente a su punto de origen.

J.M.F. – Ya para finalizar, me gustaría que nos comentara qué es la “peña psíquica”…

V.S.O. – Durante muchos años hemos tenido en Miami unas reuniones que hemos llamado así, ya que no solamente se habla de OVNIs, sino que abarca toda la parte de lo psíquico. Se habla de todo tipo de fenómenos, ya que hemos descubierto que ciertas personas que poseen cualidades extrasensoriales, o que han sido víctimas de fenómenos poltergeist, habían sido testigos de casos ufológicos, como las abducciones.

La reunión es para que las personas que hayan tenido una experiencia psíquica, se sientan confortables para hablar con otras personas que hayan vivido experiencias similares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *