Prólogo de Málaga Sobrenatural

Cuando comencé a involucrarme en el maravilloso mundo de lo desconocido, me pude dar cuenta de que, a pesar de lo que se pueda presuponer en la mayoría de las ocasiones, hablar de misterio se antoja sumamente complicado. Para llegar a comprender hasta qué punto puede resultar difícil afrontar ese reto, simplemente tenemos que pararnos a pensar si realmente sabemos lo que es el misterio.

La palabra misterio abarca muchísimos ámbitos de nuestra vida, llegando casi a comprender todos los aspectos de nuestra realidad e incluso de nuestra propia existencia. Encontramos hechos misteriosos en la arqueología, en la astronomía, en la antropología, en la historia e incluso, si profundizáramos un poco más, nos damos cuenta de que uno de los mayores misterios, a día de hoy, es nuestra propia esencia, ya que nuestra vida y nuestra muerte representan uno de los mayores paradigmas para todos los que intentan descifrar sus múltiples interpretaciones.

Además de lo comentado anteriormente, y resumiendo un poco este gran concepto, no debemos olvidar que cuando hablamos de misterio intentamos explicar con una gran cantidad de conocimientos algo que desconocemos. Es por ello que a pesar de todos los avances en la ciencia, de la tecnología e incluso de nuestra propia evolución como seres humanos, nos encontramos aún ante las puertas del inicio a la comprensión de nuestra realidad. Y es que esta realidad es, todavía, una completa desconocida para nosotros.

Son muchos los estudiosos que desde tiempos ancestrales han sentido esa inquietud por conocer todos y cada uno de esos enigmas, que en definitiva son los que han hecho evolucionar al ser humano, ya que debemos tener siempre presente que primero surge el misterio y a partir de este nace la ciencia, y a lo largo de ese tránsito en el que transcurren miles de años se siguen produciendo sucesos, hechos insólitos que escapan a toda razón y que sin lugar a dudas afirmo con rotundidad, no tienen explicación ante nuestro conocimiento actual. Son esos sucesos los que marcan un antes y un después en la comprensión de nuestra realidad y los que nos hacen ver que nos queda mucho por descubrir. Es por ello que resulta sumamente necesario que esas historias de personas que presencian hechos inexplicables, esos lugares donde lo inimaginable llegó a producirse, sean contadas y tratadas de una manera seria y rigurosa.

Cuando comenzamos a profundizar en el mundo de lo sobrenatural, en la mayoría de las ocasiones lo hacemos de una forma escéptica, pensando que esos sucesos sólo ocurren en lugares especiales, en puntos que albergan algo mágico, o quizás donde ciertos hechos luctuosos han generado algún tipo de impregnación energética, pero mi experiencia personal, después de ya casi veinte años recorriendo esos lugares marcados por lo insólito y conociendo esa otra historia de muchas ciudades, me hace pensar que cualquier lugar es lo suficientemente especial para que en un momento dado surja lo inexplicable, dando fe de ello las historias que nos ofrece en este extraordinario libro mi buen amigo José Manuel Frías.

Antes de que comencéis este viaje por esa “Málaga Sobrenatural” me gustaría relataros una experiencia personal que puede que no tenga relación con el misterio, y en la que quizás no presencié un hecho inexplicable, pero en la que sí pude sentir cómo los secretos de la historia siguen latentes en esos viejos muros, en esta ocasión ya casi imaginarios. Y es que hace poco viví algo parecido a lo que seguro que ustedes sentirán al leer algunas de las historias que alberga esta maravillosa obra. Sentí cómo el tiempo lastra la esencia de muchísimos lugares, borrando su historia no contada.

Hace unos meses volví a recorrer los lugares en los que pasé mi infancia. Visité el barrio donde crecí con la única intención de pasear nuevamente por sus calles, esos caminos que tantas veces anduve, quizás por el simple hecho de revivir esa inocencia que va desapareciendo a la vez que se va perdiendo la niñez, pero nada era ya lo mismo, las calles eran diferentes, los edificios se habían transformado, dejando paso a nuestra nueva forma de vida. En definitiva, todo había cambiado, pero yo seguía viendo esas antiguas casas. En mi mente recorría aquel antiguo camino de asfalto viejo, y seguía contemplando aquellos secretos que guardaban los viejos muros que tanto habían presenciado pero que no contaban nada puesto que ya no estaban.

Volvieron a mi mente personas que ya habían muerto y a las que no recordaba desde hacía mucho tiempo, e incluso pude volver a vivir momentos que permanecían escondidos en quien sabe qué rincón de mi cabeza. Esa otra historia que jamás será contada seguía viva dentro de mi subconsciente y en ese momento pude sentir cómo el tiempo puede borrar esos sucesos, en definitiva borrar parte de nuestra historia e incluso parte de nuestro ser, y pude darme cuenta de la importancia de transmitir. Cuando atendemos al mundo del misterio, esa necesidad es aún mayor, ya que todos esos sucesos, todos esos lugares donde un hecho sobrenatural se manifiesta, deben ser tenidos en cuenta para tener presente que el misterio siempre ha estado con nosotros.

Son muchísimos los enclaves que he recorrido en busca de esa respuesta, muchos de ellos en compañía de mi buen amigo José Manuel Frías. Hemos compartido grandes momentos, visitado sitios que no pueden describirse en ningún libro, y vivido experiencias y fenómenos que no pueden explicarse con ninguna tesis científica. Lugares en los que no tengo la menor duda que hemos aprendido a interpretar esta realidad en la que vivimos de una forma muy diferente a la que creíamos.

Es por ello que os animo a descubrir esas coordenadas con misterio, esos puntos donde lo inexplicable deroga cualquier razonamiento lógico y desde donde la historia se hace eco de las limitaciones de nuestra comprensión, siempre de la mano de un gran experto como es José Manuel Frías.

Sin más, os invito a comenzar ese mágico recorrido por la “Málaga Sobrenatural”.

                                                                        Antonio Pastor

                                                                        Investigador y escritor

                                                                        Presidente de la Sociedad Nacional de Parapsicología

                                                                        TCI España

                                                                        http://www.antoniopastor.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *