Axolotl: un ser mágico

Axolotl: un ser mágico

Os presento a Julio, mi axolotl
  1. Axolotl procede de los términos aztecas (idioma náhuatl) atl, que significa agua, y xolotl, que significa monstruo. El nombre proviene del dios Xólotl, que en la mitología mexica y tolteca es el dios del ocaso y de los espíritus, hermano gemelo de Quetzalcóatl. Su función es la de acompañar a los muertos en su viaje al inframundo, aunque es un dios que odia la muerte. Dicen que fue la deidad encargada de ofrecer a los humanos el fuego de la sabiduría, y se suele representar como el esqueleto de un hombre con cabeza de perro. Su relación con el famoso anfibio entronca también con la mitología más profunda: cuentan que cuando los dioses debieron ser sacrificados para poner en movimiento el Quinto Sol, Xolotl se escondió. Primero se convirtió en una planta de maíz de dos cañas o ajolotes, después en una penca o mejolote, para finalmente introducirse en el agua, transformándose en un axolotl.
  2. Es el axolotl una especie endémica del Valle de México. En estado natural y libre, sólo habita en el sistema de canales de Xochimilco, en Ciudad de México, aunque antes de la enorme disminución de su población (debido a la desecación de los lagos y a la contaminación doméstica e industrial), también se dejaba ver en otros lugares del valle, como los lagos Texcoco y Chalco. Hoy día, lamentablemente, se considera una especie en peligro, debido a que su hábitat, por los motivos antes mencionados, se ha reducido a pocos kilómetros cuadrados, aunque gracias a la reproducción en cautividad, se está logrando extender por todo el planeta como animal doméstico.
  3. En el axolotl se produce el raro fenómeno de la neotenia. Crecen y se reproducen, pero no pierden sus características de larva, como si un niño creciera, pero siguiera siendo niño. Por ello, conservan hasta la muerte sus branquias y aletas. Se sospecha que esta característica se produjo porque, por las condiciones de su hábitat natural, nunca necesitaron salir del agua, como sí ocurre con las ranas y las salamandras. El ambiente acuático les ofrecía las condiciones idóneas para sobrevivir y reproducirse y para no necesitar evolucionar y saltar a la tierra. O sea, fue fruto de una estrategia evolutiva. No necesitó de ningún tipo de metamorfosis, algo inusual en las especies animales. Extrapolado a los humanos, sería como hacerse mayor siendo siempre joven.
  4. Aunque parezca cosa de magia, el axolotl es capaz de poner en marcha un extraordinario proceso para regenerar las células. No sólo puede regenerar una extremidad amputada, sino también tejidos y órganos como el cerebro, el corazón y el hígado. Por ello, los científicos estudian a esta fascinante especie, que tiene el genoma más grande que se ha secuenciado hasta ahora, diez veces más grande que el genoma humano. Esas extrañas características biológicas le permiten regenerar una extremidad amputada en cuestión de semanas, incluyendo huesos, músculos y nervios en los lugares apropiados. Es más, el axolotl es capaz de reparar su espina dorsal cuando ésta sufre una lesión, quedando en un estado perfecto.
  5. Otra de las asombrosas cualidades del axolotl es la de poder respirar por diferentes vías. Sus curiosas antenas, que a priori pudieran parecer un simple adorno, son en realidad las branquias por las que respira, pero igualmente puede hacerlo por la boca y hasta por la propia piel. Como el monstruo evolutivo que es, si es sacado del agua, este anfibio mexicano activa una cuarta vía de respiración, los pulmones. Esta maravilla biológica tiene una desventaja: convierte al axolotl en un animal más sensible a los contaminantes, que tienen de esta manera varias vías de acceso a su organismo.
  6. Es tal la singularidad de los axolotl, que la factoría Pokemon decidió usar su singular figura para crear a uno de sus personajes, Wooper, cuyo término en japonés es utilizado precisamente para denominar a estos anfibios. Lo más característico de este Pokemon de agua son las branquias en la cabeza, idénticas a las del axolotl.
  7. En la misma línea sobre juegos que utilizan la figura de un axolotl, nos encontramos con Animal Crossing, de Nintendo. Entre los personajes que incorpora esta aventura de simulación de vida, se encuentra el famoso Dr. Sito, encargado de que el jugador aprenda a expresar emociones. Su cuerpo simula el de un axolotl. Lo más evidente: de nuevo sus branquias a ambos lados de la cabeza.
  8. Uno de los mejores reflejos del axolotl en la literatura, lo encontramos en el cuento de género fantástico del genial escritor argentino Julio Cortázar que lleva ese mismo nombre: Axolotl. El relato narra la historia de un hombre que, al visitar el acuario del Jardín Des Plante de París, queda fascinado con la imagen de uno de estos anfibios. Durante la última de sus constantes visitas, algo extraño ocurre cuando está observando al axolotl, casi con cierta reverencia mística, desde el otro lado del cristal. De pronto, la historia salta de lo cotidiano a lo insólito, y tras una repentina transmigración, se da cuenta de que él está al otro lado del vidrio, observando a aquel hombre que observa con fijeza al axolotl.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *